jueves, 13 de agosto de 2009

Lágrimas de San Lorenzo

Anoche 12 de agosto se quedó a dormir en "El Giraldillo", nuestra nieta Alba (aún no ha cumplido los 4 años) y le contamos lo de la lluvia de estrellas,(Lágrimas de San Lorenzo) por lo que, una vez terminada la cena, apagamos las luces de la terraza y exteriores de la casa, colocamos nuestras tumbonas en el césped y nos dispusimos a contemplar el firmamento. La verdad es que otras noches han brillado más estrellas, pero a ella, ya le parecían muchas. Vimos algunas, no tantas como otros años, pero las suficientes como para exclamar un "allí, allí" "la he visto, la he visto", "esta ha sido menos fugaz que la anterior", etc. etc., Alba, rápidamente "se montó al tren" y aseguraba haber visto 3 (dos marrones y una verde). También tenía el encargo de su tía Eva de buscarle una "morada", pero llegó Morfeo (el sueño) y nos aconsejó que sería mejor entrar en la casa y contarle el cuento "El aprendiz de Brujo"

3 comentarios:

Eva dijo...

Me parece a mí que, anoche, la estrella que más brillaba no estaba en el firmamento, estaba en una tumbona.

No tendrá 4 años, pero bien que me llamó para decirme: ¡anda, envidia, yo estoy viendo las estrellas en el campo y tú noooo!!!

Jairo dijo...

Seguro que algo del encanto le viene de los padres.....

Eva dijo...

Juasssssssss, q me parto toa!!!!!